lunes, 12 de diciembre de 2016

EL MIT INVENTA UNA SEGUNDA PIEL

¿Estás cansado de molestos picores producidos por la dermatitis? ¿Te gustaría acabar con esas irritantes eccemas? Quizá la solución esté próxima.
¿Y si te dijera que este gran avance revolucionaría además el mundo de la cosmética y la belleza? Te asombraría cuán cerca estamos de alcanzar el secreto más deseado, la eterna juventud.



                                                                                                       Figura 1



Científicos de la Universidad de Massachusetts han desarrollado un nuevo material que podría
ser utilizado como una segunda piel, llamado XPL.


¿De qué se trata?

Se trata de una segunda piel artificial permeable que podría, además, servir de base para diversos tratamientos añadiendo activos a la fórmula de base.

Éste polímero de silicona replica las propiedades de una dermis joven, mejorando temporalmente la hidratación y reduciendo la apariencia de arrugas y ojeras.

El material, que se adhiere a la piel y se caracteriza por ser elástico, transparente y tener una larga duración, se convierte en una capa imperceptible que se podría adaptar para conseguir protección contra radiaciones ultravioleta.







Para alcanzar este resultado, los científicos trabajaron con un abanico de hasta 100 polímeros diferentes, todos ellos compuestos por una estructura de "siloxano", que combina átomos de silicona y oxígeno.

A partir de este material siloxano, Robert Langer y su equipo han diseñado una especie de gel. Basta con extenderlo sobre la dermis y, en segundo lugar, aplicar un catalizador de platino en formato de crema que convierte al gel en una especie de 'film' transparente (una película reticulada que permanece en la piel) que no sólo refuerza físicamente a la piel, también proporciona una capa de barrera transpirable.



 Beneficios de esta “piel”

Con este material, pretenden combatir los problemas de la piel que se derivan con el paso de los años y proteger la dermis de altas temperaturas, toxinas, microorganismos, radiación y baja firmeza y elasticidad.

Este nuevo descubrimiento, es un cambio de rumbo brutal hacia el desarrollo en el ámbito estético y médico. No sólo diría adiós a lifting y otras operaciones quirúrgicas, sino que tendrá un amplio margen en la creación de nuevos medicamentos a fin de paliar enfermedades como dermatitis o eccemas.







Experimentación

El equipo llevó a cabo varios estudios con humanos para probar la seguridad y eficacia del material. En un estudio, el XPL se aplicó en la zona debajo de los ojos, donde a menudo se forman bolsas. Tras aplicar el material, estos cúmulos se redujeron ostensiblemente. El efecto duró 24 horas.

En otro experimento, el XPL se aplicó en la piel del antebrazo con el objetivo de probar su elasticidad. Para ello, la piel fue distendida con una ventosa y volvió a su posición original más rápido que la piel no tratada con XPL.

Los investigadores también probaron la capacidad del material para evitar la pérdida de hidratación de la piel. Dos horas después de la aplicación, la piel a la que se había aplicado XPL sufrió mucha menos pérdida de agua que la tratada con una crema hidratante comercial de gama alta o con vaselina. Ninguno de los participantes en el estudio sufrió irritación alguna por el uso de XPL.








Editorial

Este avance permitirá paliar los efectos de las enfermedades cutáneas que tan molestos son, incluso mejorándolas al añadirle los principios activos necesarios en la formulación base del polímero. Además, es un gran avance estético que ayudará al que pueda y quiera a eliminar problemas o complejos estéticos que ha sido siempre una preocupación real del ser humano sin necesidad de someterse a cirugías, láser o peelings agresivos.





Referencias



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada