miércoles, 12 de noviembre de 2014

LOCALIZAR TUMORES USANDO VENENO DE ESCORPIÓN

Extirpar un tumor cerebral es un proceso que atormenta a los cirujanos ya que puede resultar muy complicado. Esto se debe a que si se corta demasiado tejido se corre el riesgo de dañar ciertas zonas y, si no se corta lo suficiente, el tumor puede volver a crecer de nuevo. Esto es especialmente problemático en el caso de niños. 
Este problema puede solucionarse mediante el uso de veneno de escorpión.


El pasado mes de Octubre, la FDA (Food and Drug Administration) de EEUU aprobó el estudio en seres humanos de un producto muy novedoso que puede solucionar este problema. Este producto es la clorotoxina.

La clorotoxina es un compuesto activo hallado en el veneno paralizante del escorpión palestino amarillo (Leiurus quinquestriatus), una de las especies mas letales del mundo y considerada la segunda más venenosa. Esta sustancia tiene la propiedad de que puede reaccionar de forma selectiva con las células cancerosas, pero no con células sanas. 

 Escorpión palestino amarillo (Leiurus quinquestriatus)

A un oncólogo que trabaja en el Centro Fred Hutchinson del Cáncer y en el Hospital Infantil de Seattle (EEUU), Jim Olsen, se le ocurrió adherir una sustancia fluorescente a la clorotoxina, aprovechando la propiedad de la misma. Y la inyectó en un ratón al que previamente se le había inducido un tumor cerebral. 
En poco tiempo, las células del cancerígenas del cerebro del animal emitían una radiación fluorescente, facilitando su localización. Lo cual permitiría al cirujano operar sin dificultad.

"Es realmente difícil alcanzar moléculas en el cerebro debido a la membrana existente alrededor de los vasos sanguíneos" añadió Olsen en una entrevista en abcnews.com. "La mayoría de los medicamentos realizados por las compañías farmacéuticas no pueden penetrar esa barrera. Gracias al veneno de escorpión se ha encontrado un camino para alcanzar dichas moléculas en el cerebro".

Este sistema fue publicado en la revista Cancer Research, patentado como "Tumor Paint", ya que era capaz de "pintar" las células cancerosas.


Olsen concluyó que la  técnica de "Tumor Paint" era capaz de revelar pequeñas cantidades de células cancerosas que serían casi imposibles de identificar con el ojo humano. 

Además la clorotoxina también es capaz de irrumpir la propagación de tumores invasivos, ya que inhibe la capacidad de las células cancerosas de pasar a través de la matriz protectora que envuelve a la célula y viajar a otras zonas del organismo. 

El tratamiento se pondrá a prueba muy pronto con seres humanos. En concreto, a 21 pacientes con tumores cerebrales de glioma maligno. Los pacientes serán seleccionados en diciembre de 2015. Según la revista Science.

En conclusión hay que decir cómo a una sustancia que aparentemente es perjudicial para el ser humano se le puede encontrar una aplicación sanitaria como ésta. Que además es tan importante, porque permite una gran mejora en la localización de un tumor, por muy pequeño que sea. Con lo que podemos mejorar la calidad de vida, ya que permite la detección de un tumor a tiempo y extirparlo antes de que sea demasiado tarde.

Referencias

Revista muy interesante: Veneno de escorpión para localizar tumores

Ensayan en humanos una toxina del veneno de escorpión que ayuda a destruir tumores

Veneno de escorpión, un modo de combatir tumores cerebrales

FDA aprueba el uso de veneno de escorpión en pacientes de cáncer cerebral


Autores:
Elsa Alcalde Alcaide
Francisco Rodríguez Peligro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada