jueves, 14 de noviembre de 2013

Cuida tu embarazo no exponiéndote a químicos peligrosos


Cuida tu embarazo no exponiéndote a químicos peligrosos

Debes de cuidarte lo máximo en tu embarazo. Recientes estudios han demostrado que las personas podemos absorber del aire, del agua, de los alimentos y de los productos de uso diario sustancias químicas contaminantes y perjudiciales para la salud.
Estos efectos nocivos afectan sobre todo a la salud reproductiva de las personas, pudiendo ocasionar problemas sobre todo en embarazadas ya que pueden afectar al feto, por ello algunos grupos de investigación presionan a los médicos para que propongan una política ambiental más estricta con el fin de mejorar y reducir la exposición a estas sustancias peligrosas. Estas intoxicaciones dan lugar a abortos, infertilidad, defectos de nacimiento, entre otros.



Para controlar la exposición de las mujeres embarazadas ante estas sustancias nocivas, los médicos preguntan en la primera consulta prenatal sobre el lugar donde trabajan ya que es el sitio donde más expuestas están las mujeres embarazadas.
En el mundo laboral el embarazo es una circunstancia excepcional que requiere extremar la protección de la madre y del futuro hijo. Los factores perjudiciales en el embarazo son:

  • Factores físicos
Dentro de los factores físicos se encuadran todas las actividades que puedan implicar lesiones fetales o provocar un desprendimiento de la placenta, en particular, se consideran como factores físicos:
  1. Choques, vibraciones o movimientos.
  2. Manipulación manual de cargas pesadas que supongan riesgos, en particular dorso o lumbares.
  3. Ruido.
  4. Frío y calor extremo.
  5. Movimientos y posturas, desplazamientos, tanto en el interior como en el exterior del centro de trabajo, fatiga mental y física y otras cargas físicas vinculadas a la actividad de la trabajadora embarazada, que haya dado a luz o en período de lactancia.

Cualquier puesto de trabajo que requiera algún tipo de actividad física o ambiental dentro de las descritas, requiere la eliminación de dichos factores.

Respecto al tema de los movimientos, es obvio que agacharse y levantarse no es un esfuerzo físico considerable en circunstancias normales, pero puede resultar una tarea casi imposible para embarazadas con más de 5-6 meses de gestación.

  • Factores psicosociales
Dentro de la relación de riesgos psicosociales, tenemos que destacar los factores que condicionan el desarrollo normal y´estándar de un embarazo. Entre ellos resalto principalmente.
  1. Trabajo a turnos, que provoca diferencias horarias importantes en los periodos de descanso y sueño de la madre.
  2. Excesiva demanda de trabajo, impuesta por un ritmo alto de actividad, estrés, sobrecarga de tareas y prolongaciones de la jornada de trabajo más allá de los horarios permitidos.Movimientos repetitivos y exceso de desplazamientos. 
  3. Un movimiento repetitivo y continuado genera una distensión física para el resto del cuerpo inmóvil, circunstancia que afecta al desarrollo normal del feto.
  4. Conducir o viajar de manera permanente.


  • Factores químicos y biológicos
Los factores químicos y biológicos son los que se originan por el manipulado o exposición a determinados productos químicos o a determinadas condiciones de trabajo que sin ser peligrosas en un principio, pueden comprometer seriamente la salud del feto y la madre. Estos factores son los más fáciles de identificar dado que en el envasado y etiquetado de todos los productos químicos aparecen una serie de códigos y letras que previenen de los riesgos intrínsecos a su manipulación. En el caso de riesgo para el embarazo tenemos las siguientes cuatro codificaciones:


A continuación les detallamos los trabajos en los que mayor precaución deben tener las mujeres embarazadas:

 Maestras: Hay ciertas enfermedades infecciosas como la varicela o la quinta enfermedad, que son bastante comunes entre los niños pequeños que van a la escuela. La rubéola es una enfermedad que resulta especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas que nunca la han tenido. RECOMENDACIONES: Lávate las manos con frecuencia si trabajas con niños pequeños y no compartas alimentos con ellos. 

• Salones de belleza: El trabajo en estos lugares implica a veces estar en contacto con tintes o productos de manicura, que pueden ser muy fuertes. RECOMENDACIONES: abrir las ventanas del salón, mantener cubierta la basura donde se desechan los productos químicos, y usar mascarillas para protegerse. 

• Limpieza profesional: En general, los productos de limpieza son seguros durante el embarazo, incluyendo el cloro y el amoníaco. Sin embargo, existen unos productos que se conocen como "disolventes orgánicos" que no es recomendable usar durante el embarazo. Los disolventes orgánicos incluyen los productos para desengrasar, eliminar la pintura o el barniz. RECOMENDACIONES: utiliza guantes y asegúrate de que el área en la que estás trabajando esté bien ventilada. Además, procura no comer ni beber cuando estés manejando estos productos. 

• Laboratorios, fábricas e imprentas: Hay unos disolventes conocidos como éteres de glicol que se utilizan en algunas fábricas, laboratorios de fotografía e imprentas, que pueden presentar riesgos para el embarazo. En cualquier caso, si trabajas con químicos, es RECOMENDABLE tomar ciertas precauciones como: usar guantes y/o mascarilla si es necesario, trabajar en un área bien ventilada y no comer ni beber mientras estés usando productos químicos. 


En los estudios realizados se vio que pocas sustancias químicas llegan al mercado con buena información sobre los niveles de seguridad de los alimentos o productos algo que los grupos de estudio intentan cambiar.
Las sustancias de las que debe protegerse incluyen el humo de cigarrillos, el plomo (en el agua y la pintura), el monóxido de carbono, los disolventes, la pintura, los diluyentes de pintura, el benceno, el formaldehído y los plásticos hechos de ftalatos y DDE (dicloro-difenil-dicloroetileno, un subproducto de la pesticida DDT dicloro difenil tricloroetano).
Aquí les dejamos un enlace para saber más sobre el DDT con un vídeo explicativo sobre el efecto de este pesticida en el feto.
Otro de los ejemplos de sustancia contaminante es el mercurio que se acumula en ciertos peces, y que cuando éstos son consumidos por una mujer embarazada, pueden producir daños en el feto como por ejemplo dañar el desarrollo cerebral del bebé o producir riesgo de  cáncer infantil.

Si debe vivir o trabajar en contacto cercano con estas sustancias, reduzca su exposición a ellas:
  • Asegúrese de que su lugar de trabajo esté bien ventilado.
  • Use equipo protector adecuado, como guantes o una máscara.
  • Deje que otra persona pinte el cuarto del bebé y manténgase alejada hasta que los gases se hayan disipado.
  • Beba agua embotellada durante el embarazo o  mientras intenta quedarse embarazada para evitar la ingesta de contaminantes químicos mediante el agua.
Como solución a este problema se  recomienda a los consumidores que  usen el sentido común y elijan frutas y verduras frescas en lugar de alimentos procesados cada vez que sea posible. Las mujeres embarazadas y niños pequeños no deben consumir pescado con alto contenido de mercurio para evitar la existencia de daños en un futuro.

Hemos elegido esta noticia porque se ve un caso claro en el cual la química está relacionada de manera directa con la salud de las personas influyendo en ella, por lo que hay que tener en cuenta todos los factores y recomendaciones que los médicos nos dan sobre los usos y abusos de estas sustancias químicas peligrosas para nuestra salud y tener un cuidado especial durante el embarazo llevando una alimentación sana siguiendo los consejos de los médicos.



Yolanda Camargo Ruiz 
Virginia Mª Bueno Casas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada