lunes, 30 de noviembre de 2015

Las agujas del cultivo

Son una de las malas hierbas más comunes de los huertos, especialmente si hay humedad, pertenecientes a un grupo de seis especies vegetales que comparten la presencia de vellos urticantes en sus hojas, llamados tricomas. Si se ha vivido en pueblos o se ha pasado alguna temporada en el campo lo normal es haberse encontrado acumulaciones de esta planta entre el sembrado.

¿Concretamente, qué provoca el dolor al tocarlas?

Ésta es una pregunta que con toda seguridad más de uno nos hemos hecho cuando ya era demasiado tarde y ni el agua conseguía frenar los pinchazos, en primavera o verano mientras se camina descuidado por la sierra.

Si observamos de cerca los tricomas de la ortiga, podremos percatarnos de que son púas transparentes en miniatura. Al rozarlos, sus puntas compuestas de sílice se quiebran con facilidad inyectando en la piel un “cóctel” químico que aún no se conoce completamente, aunque sí sus componentes más relevantes. Se pensaba que la sustancia principal de esta mezcla era el ácido fórmico, el veneno de las hormigas. Aunque este ácido provoca sensación de ardor, se encuentra en concentraciones demasiado bajas como para ser el único causante.

[1] Ortiga. [2] Detalle del tallo. [3] Detalle del tricoma.
Tras varios experimentos para determinar cuáles eran los agentes que inducían este dolor se demostró que los principales compuestos presentes en los tricomas eran neurotransmisores (histamina, acetilcolina y serotonina) y ácidos orgánicos (fórmico, tartárico y oxálico). La serotonina, la histamina y el fórmico son los causantes del dolor mientras que los ácidos oxálico y tartárico son causantes de que perdure, al ser toxinas de larga duración que además potencian el efecto de las demás sustancias.

¿Qué funciona y no funciona para aliviar la piel?

Un método tradicional para paliar este efecto ha sido el frotarse con hojas de acedera (Rumex acetosa, otro vegetal común en huertos). No obstante, no se ha descubierto ningún compuesto en ella que pudiera contrarrestar a la histamina. Se trata pues más bien de un placebo que de algo realmente eficaz. 
[4] Crema de corticoesteroides. [5] Inminente consumidor de crema de corticoesteroides.
Otro método no del todo efectivo es el uso de hemimorfita, mineral constituido por óxido de Zn y óxido de Fe (III) y usado como antipruriginoso contra los insectos (elimina el picor). Intentarlo con la orina tampoco es recomendable. Por ahora, el único remedio científicamente demostrado son las cremas de corticoesteroides, que sí reducen la inflamación y el dolor. Eso, y elegir bien cómo uniformarse de dominguero para evitar percances al hacer senderismo.

¿Tienen algún tipo de uso?

No todo lo que rodea a la ortiga es sufrimiento y molestias para el agricultor, de hecho, es una planta muy apreciada por herboristas e incluso comestible (evidentemente, no en crudo). Su toxicidad desaparece con un simple escaldado, posee un sabor similar al de las espinacas, propiedades diuréticas y actúa como calmante contra reacciones alérgicas hacia el polen y el dolor de articulaciones (aunque esto último es interpretable). Por tanto, y pese a su intimidante apariencia, las ortigas son útiles tanto nutricionalmente como medicinalmente. ¡Incluso sus fibras desecadas pueden servir como hilos para confeccionar ropa!

[6] Resultado de tratar la fibra con alúmina. [7] Sopa de ortiga.
 Alba Escalera Sojo
Andrés Martín Gómez
Referencias:

CUMMINGS, A. J. AND M. OLSEN Mechanism of Action of Stinging Nettles. Wilderness & Environmental Medicine, Sum 2011, 22(2), 136-139. http://www.wemjournal.org/article/S1080-6032%2811%2900002-0/abstract
DI VIRGILIO, N., E. G. PAPAZOGLOU, Z. JANKAUSKIENE, S. DI LONARDO, et al. The potential of stinging nettle (Urtica dioica L.) as a crop with multiple uses. Industrial Crops and Products, Jun 2015, 68, 42-49. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0926669014004920
FU, H. Y., S. J. CHEN, R. F. CHEN, W. H. DING, et al. Identification of oxalic acid and tartaric acid as major persistent pain-inducing toxins in the stinging hairs of the nettle, Urtica thunbergiana. Annals of Botany, Jul 2006, 98(1), 57-65. http://aob.oxfordjournals.org/content/98/1/57
LESLIE, T. A., M. W. GREAVES AND G. YOSIPOVITCH. Current topical and systemic therapies for itch. In Handbook of Experimental Pharmacology. 2015, vol. 226, p. 337-356. http://www.scopus.com/record/display.uri?eid=2-s2.0-84928042256&origin=inward&txGid=1114D11966EA86737D21B32C7DF227A2.zQKnzAySRvJOZYcdfIziQ%3a2
 
SANCAKTAROGLU, S., A. M. KUMLAY AND E. BAYRAM Growing Urtica pilulifera and importance of Urtica species. Planta Medica, Nov 2014, 80(16), 1552-1552. https://www.thieme-connect.com/products/ejournals/abstract/10.1055/s-0034-1395104

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada